Vivir en Caracas es toda una travesía, pero sobre todo un permanente proceso de resiliencia y meditación, es aquí en nuestra ciudad donde las experiencias, las anécdotas y los sueños se construyen, se transformen o se desvanecen de un momento a otro…