¡Basta de Mesías!

¡Basta de Mesías!

Recientemente leía la opinión de la destacada periodista @thabatica que expresaba en su red social que “… es insólito como todavía hay gente incauta que cree en el mesías que los salvará…” y me hizo reflexionar un poco sobre nuestra historia y en efecto, nos lleva a entender que ciertamente, aún cuando la crisis nos ha tocado sin distingo a todos, seguimos esperando el nacimiento de un mesías que nos salve de la tragedia que como venezolanos nos hemos sumido y que el actual gobierno se ha encargado de hacerla cada vez más crítica e insoportable.

¡Basta de mesías!, no podemos seguir dejando nuestro futuro en manos de los políticos, aunque no todos podemos tener la capacidad de dirigir un país, todos sí tenemos la posibilidad de dirigir nuestros sueños y nuestras metas, no es justo que factores políticos sigan acabando con la esperanza de todos los venezolanos, hay que ser optimistas sí, pero no podemos quedarnos arando en ese mar de poesía social, de promesas incumplidas, no podemos seguir de brazos cruzados esperando que algún “líder” entienda que estamos en una crisis agobiante y que debe llegar a solventar nuestros problemas.

Venezuela nos necesita hoy mas que nunca, al que se quedó, al que se tuvo que ir, al que se regresó, al que no se pudo ir, a todos, no para seguir aplaudiendo barbaries y caprichos populistas, no para seguir sentados en la TV esperando que se logren definir el concepto de “mesa, unidad, cambio” nos necesita para trabajar, para empezar a generar cambios desde la conciencia del pueblo, a finalmente aprender que un beneficio para pocos no puede ser premiado con la dirección del municipio, del estado, del país… sin siquiera saber si son o no capaces de realizar un buen trabajo.

Somos participes de la catástrofe en la que nos encontramos, por ser tan pasionales, tan emocionales, tan optimistas y en cierta forma como decimos “frescos”, porque esperamos que nos digan que hacer y que decir para nosotros andar para un lado o para el otro. Nadie, puede quitarnos lo que es nuestro, hemos sido un país de libertad, de democracia, de respeto, de alegría, de sueños y todo eso, se ve cada vez más lejos de nuestra realidad. No necesitamos de aquellos “mesías políticos” para transformar el país que es nuestro y que sí sabemos querer y valorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *